miércoles, 14 de diciembre de 2011

La lesion nos aguarda a la vuelta de cualquier esquina...


Perdonarme si estos días no he publicado nada nuevo en el blog. No ha sido abandono, ni mucho menos, el motivo ha sido un estado anímico deportivo bajo y me explico. Sucedió lo que supongo debía pasar, tras la tirada larga de 27 km a 5 min/km del día 8 de diciembre, le siguió un entrenamiento regenerativo a ritmo easy de 5:45 min/km durante 14 km. Finalizando este ultimo entreno, note un dolor súbito y lancinante sobre mi soleo izquierdo (mi soleo ya venia avisando desde hacia días y no quise escucharle). La consecuencia fue incapacidad total para correr y mucha limitación para la deambulación.

Tras dos días de inactividad deportiva y a pesar de seguir con molestias, el domingo a mediodía salí a trotar para ver sensaciones. El dolor no solo no había desaparecido, si no que era aun mayor. Mi preocupación fue en aumento y recurrí a un fisioterapia especialista en tratar deportistas de elite y triatletas.

Su primer diagnostico me hizo albergar esperanzas, no había rotura, todo es un cuadro de sobrecarga con acortamiento de los músculos. Tratamiento: una intensa sesión de masajes el lunes, que hizo que se me saltaran las lagrimas (os aseguro que no soy ninguna nenaza y es muy complicado hacerme llorar). Tras el masaje, reposo, analgésicos antiinflamatorios y relajante musculares.

El martes lo pase trabajando mañana y tarde, tratando de no forzar posiciones que sobrecargaran mis maltrechos gemelos. El miércoles, es decir ayer, salí a trotar para ver si me había restablecido de la lesión. Trote muy suave durante 7 km, con molestias en el soleo pero sin llegar a ser dolor intenso o incapacitan. Estiramientos prolongados y ducha. Cual es mi sorpresa, que al salir de la ducha vuelvo a tener dolor intenso en el soleo... No pasaba a creermelo, la sobrecarga sigue ahí. ¿Que hacer ahora? Sin duda seguir en reposo. ¿Donde está el problema? Tenia la intención de correr la Media Maraton de Sevilla-Los Palacios este domingo. Iba a desplezarme con mi familia a Sevilla para disfrutar unos días de esa bonita ciudad y la inmejorable compañía de Rafa Estepa, con que iba a correr la media. Esta prueba debía servirme para ver mi preparación de cara al maratón. Ahora tengo la impresión de que todo se ha ido al traste, una semana parado me parece mucho tiempo (se que es recuperable mi estado físico y que queda tiempo para el maratón) y que me será muy difícil correr la media sin riesgo a aumentar mi lesión

De momento viajaré con mi familia a Sevilla, haremos compras, estaremos con la Familia Estepa (es decir con mi familia) y veremos si mi estado físico finalmente me permite correr.

Ya os ire contando como terminó toda la película. Saludos