domingo, 20 de mayo de 2012

Corriendo a pesar de mi fascitis plantar

Nuevamente he vuelto entrenar hoy. La idea era repetir el mismo entrenamiento de ayer, debido a que los dolores por la fascitis plantar, se mantienen.

He ido al gimnasio, he subido a la segunda planta y he comenzado a realizar mi ejercido de elíptica. Cuando llevaba 30 minutos sobre ella, roto a sudar, con una intensidad en la maquina de 6, he sentido una molestia creciente sobre mi gemelo izquierdo. Poco a poco a esa molestia ha ido a mas, y antes de terminar con una nueva lesión he terminado con el ejercicio.

Al bajarme de la elíptica y plantearme que nuevo entrenamiento a realizar, me he dado cuenta que no pintaba nada en el gimnasio, que lo que a mi me gusta realmente es CORRER, y que dos días seguido sin correr, son muchos y echaba de menos el aire fresco sobre mi rostro

He abandonado el gimnasio y he comenzado a correr. Sabia y era conocedor, que lo mas probable fuese que mi fascitis fuera a empeorar y el dolor se hiciera mas agudo. He tomado mis precauciones, no forzando ritmo, corriendo con zancada pequeña y evitando apoyar el talón, zona mas dolorida junto con el puente de mi maltrecho pie.

El circuito que he realizado es el conocido aquí como: "Pozo Largo". Un circuito totalmente rural, con una pista de tierra que no se encontraba en las mejores condiciones tras las lluvias de ayer. Los primeros kilómetros son de toboganes continuos, con alguna subida con importante pendiente, pero de corta longitud. Después el circuito pasa a ser totalmente llano hasta regresar a la ciudad

En total he trotado durante 1 h y 15 minutos a ritmo controlado por FC, no superando los 145 lpm, vamos lo que conocemos por "carrera easy". Me ha servido para recargar pilas y oxigenarme. ¿La fascitis plantar? Dolorido, como no podía ser de otra manera y ahora cojeando al caminar... Pero bueno, eso sabia que iba a ser así.