sábado, 11 de marzo de 2017

Mi cronica de la XI Media Maraton de Merida, Patrimonio de la Humanidad

Este fin de semana ha tenido lugar la XI edición de la Media Maratón Mérida "Patrimonio de la Humanidad", prueba genialmente organizada por la Asociación de Atletas Populares de Mérida. Mucho ambiente y un éxito rotundo por la gran participación de corredores, quedando un año mas agotadas todas las inscripciones, esta año eran 2.000.

El día acompañaba, nublado, pero con buena temperatura, con apenas viento, y por delante un fantástico recorrido que permite atravesar todos los monumentos romanos de Mérida (Transcurre por lugares como el Puente Lusitania, el conjunto Arqueológico de Morerías, la Loba Capitolina, el Puente Romano, la Plaza de Toros de San Albín, la Casa Romana del Mitreo, el Circo Romano, el Acueducto de los Milagros, la Alcazaba, el Museo Nacional de Arte Romano, el Pórtico del Foro Municipal o el Templo de Diana).

En cuanto a los participantes, de todo tipo, desde personas que buscaban su primera media maratón, grandes populares que no faltan a la cita, hasta grandes profesionales para dar más importancia a esta prueba que por su contexto histórico, tiene su especial relevancia dentro de las pruebas importantes en Extremadura.

Mi carrera


Nos presentamos, una vez mas, Rafa Estepa y yo para correr en otra Media Maratón. Esta vez tocaba disfrutar, de la que para mi es la Media Maratón mas bonita de Extremadura, por su recorrido (inigualable) y ambiente.

Salida desde el medio del pelotón de corredores. El cañozano de salida lo dio el Grupo de Artillería de Campaña XI (GACA XI), heredero y sucesor del 2º Batallón de Artillería de Posición, primeros militares que estuvieron en Mérida, siendo la última Unidad que ocupó el extinto Cuartel Militar Hernán Cortés, y a los que se les quiso homenaje. Se nos une en esta parte inicial de la carrera, otro miembro de nuestro club, la AACB,  es Don Antonio Lopez Carpio.

1º km que discurre por el Puente Lusitania, donde el reloj marcaba el paso a ritmo de 4:58, según lo previamente hablado entre Rafa y yo. Toca tener cabeza y mantener ese ritmo cómodo durante la primera parte de la prueba, para mas tarde ver si aumentamos o no el mismo. En estos primeros compases de carrera, no terminaba de encontrarme cómodo, algo que comienza a ser una constante en mi y que hace que ya no me preocupe por ello.

Llegamos al tunel y toca afrontar la primera cuesta arriba a la altura del km 4 ó 5. Hemos ido en estos kilometros iniciales, a un ritmo mas rápido de lo deseado, entre 4:51 y 4:39. Hablo con Rafa y le hago ver que queda mucha carrera, que debemos bajar ritmo o al menos no incrementarlo.

Subimos por la N-V, dirección Madrid. Tras llegar a un rotonda, iniciamos un tramo cómodo, al tener una pendiente descendiente que nos permite recuperar fuerzas. Ya hemos roto a sudar y las piernas van más fluidas, el correr se hace más fácil. Comienza la parte bonita del recorrido de esta Media Maratón.

Entramos al Circo Romano. Le indico a Rafa que disfrute del momento, ya que pocas veces podrá correr en un entorno como este, y con la animación de voluntarios disfrazados de Legiones Romanas, ¡¡¡¡¡GENIALES!!!!!. Parece que Rafa va un punto por encima, lo veo fuerte, y prefiero mantener su rueda durante este tramo de carrera. Antonio hace intención de ir a mi par, pero comienza a mostrar signos de no ir tan fluido como nosotros.

Posteriormente pasamos bajo el Acueducto, zona donde se agolpa muchísimo público y muchos fotógrafos (mi mejor foto corriendo, me la la hicieron esta altura en una edición pasada). Debo reconocer que es mi tramo favorito del recorrido. En un momento dado, comiendo a una chica animarme por mi nombre. No podía ser de otra manera, era mi prima Ana Pingarron, llegada desde Toledo para acompañar a su pareja que también disputaba esta carrera. ¡¡¡¡ GRACIAS PRIMA POR ESOS ANIMOS!!!!. Antonio Lopez se descuelga y ya no volvería a contactar con nosotros.

Poco después pasamos por el km 10, con un ritmo entre 4:53-4:45. Recuerdo a Rafa, que ahora vendrá la mitad más dura de la carrera, con un encadenamiento de subidas y bajadas, siendo unas más pronunciadas y otras menos. Rafa me pregunta el grado de dificultad de las subidas. Le informo que hay dos cuestas que pueden complicarnos la carrera, que ahorre fuerzas.

Las subidas nos las tomamos con mucha filosofía, bajamos el ritmo hasta encontrarnos cómodos. La idea es no sufrir en exceso y reservar fuerzas para las zonas más favorables del recorrido. En las bajadas Rafa se me escapa siempre unos metros, que no tardo en recuperar cuando llega el terreno llano. Esto me indica que Rafa ya no va tan entero. Le pregunto y me confirma no ir bien. Tiene molestias en ambos glúteos. Le pregunto si quiere que bajamos el ritmo mas. Me dice que prefiere seguir entre 4:50 y 4:45.

Nos aproximamos de nuevo al Puente Lusitania, punto en el que se encuentra esperándonos la familia y amigos (gracias especialmente a Cesar Santos y familia) que nos acompañó en este día, dando ánimos que se agradecían enormemente. En el puente nos volvemos a encontrar un ambientazo de publico animando. Las fuerzas comienza a abandonarnos. Siento un pequeño pinchazo en el soleo derecho, al que no quiero prestarle mayor atención. Ingiero mi primer gel y una pastilla con sales.

Le informo a Rafa, que vamos a afrontar otra zona con cuestas pronunciadas, tratando de evitar un desgaste excesivo. Acortamos las zancadas, manteniendo la cadencia y PARA ARRIBA!!!!. Posteriormente hay una pronunciada bajada que termina en un nuevo paso por el Puente Romano. Se me hace pesado volver a pasar por este mismo punto, a pesar del incesante animo que recibimos del mucho publico allí congregado. Rafa me dice que la carrera se le esta haciendo my larga...

Reconozco que con el paso de los kilometros, cada vez me voy encontrando mejor, corro sin molestias, pero veo a Rafa sufrir cada vez mas. Le planteo que si en algún momento se acaba la gasolina terminamos aunque sea a ritmo mas lentos que 5:00 min/ km, ya que nuestra filosofía debía de seguir siendo de le NO SUFRIR mas de lo necesario. De hecho, tras pasar por el Teatro Romano, decido parar para esperar a Rafa que esta algo rezagado. Le animo para recuperar fuerzas en la cuesta abajo, que poco a poco nos debe aproximar hasta la ya no muy distante meta. Nos queda otra importante subida por la calle Holguín y después ultimo descenso hasta meta.

Terminamos con un tiempo de 1:40:31, con un ritmo medio de 4:48. Muy satisfecho por completar la carrera corriendo por sensaciones, sin estar pendiente de los ritmos y disfrutando del recorrido y ambiente. Después nos fuimos con los amigos a disfrutar de una magnifico arroz con bogavantes en el Restaurante la Milanesa, sumamente recomendable.

Aqui os dejo los datos de mi carrera