viernes, 24 de agosto de 2012

V Jornada Atlética Solidaria. Un entrenamiento de calidad

Ayer finalmente participe en la V Jornada Atlética Solidaria, carrera organizada por mi club (AACB), que discurre por una pista de tierra durante 10.000 metros, con varios pequeños desniveles. La hora de la carrera las 20 h, con 29ºC. Buen ambiente previo a la carrera, con múltiples corredores inscritos (Mas de 120 corredores), superando las previsiones de la organización.

Salida desde los últimos puestos
A mi llegada, saludos a multiples compañeros de equipos y hablo de ritmo de carrera con mi amigo y compañero Joaquin Garcia. Mi idea es hacer un entrenamiento de calidad, corriendo a ritmo entre 4:35-4:45 min/km, no me encuentro en condiciones de poder ir mas rápido.



Salida desde la ultimas posiciones, salgo un poco rápido, tratando de buscar espacio para correr sin tropezar con nadie y evitando posibles codazos involuntarios. Busco un grupo con un ritmo parecido al que yo quiero llevar. Me situo detrás de un compañero de club que me sirve inicialmente de libre.

Intervalo
Tiempo
Distancia
Ritmo medio
Resumen46:43.010.034:39
14:36.31.004:36
24:27.81.004:28
34:35.41.004:35
44:39.51.004:40
54:53.71.004:54
64:52.51.004:53
74:40.31.004:40
84:44.01.004:44
94:37.71.004:38
104:29.11.004:29
11:06.70.033:37


Los primeros kilómetros transcurren sin sobresaltos, manteniendo el ritmo objetivo y siendo sabedor, que lo mas duro de la prueba lleva a partir del kilometro 5. Llegado a este punto se inician los toboganes, que me hacen bajar ligeramente el ritmo, corriendo en ese momento entre 4:54 y 4:44 min/km. Durante las subidas, logro superar algunos corredores.

Terminando de subir la cuesta del ultimo tobogan


Llegado al kilometro 8, vuelve el terreno llano. Corro en solitario, sin nadie por delante a pocos metros ni por detrás. Me veo con algo de fuerza y logro correr algo mas rápido.

Entrando en el ultimo kilometro, tengo la posibilidad de alcanzar a varios corredores que llego delante. Aprieto lo dientes y termino corriendo los últimos 1.000 m a 4:29 min/km.

Tiempo final 46 min y 43 seg. Pense que había terminado con menos tiempo, sobre 46 min, pero hoy al revisar mi garmin me di cuenta de mi tiempo final real.

Entrando en meta


Contento con la carrera realizada, cumpliendo con el objetivo final y sensaciones mas que aceptables. Seguiré intercalando alguna competición local, siempre que me sea posible, para afinar mi preparación de cara al maratón de otoño en Frankfurt.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Vuelto a estar sumido en un profundo letargo

Ando sumido en un profundo letargo que me impide acudir a mi cita con este blog. Ando sumamente perezoso, cosa que también me sucede a la hora de entrenar, solo que a esa cita no falto.

Sigo entrenando, pero ando modorro. Este calor me abruma y me impide correr con alegria. Ahora tengo la sensación de que solo se rodar a ritmos cómodos (>5:30 min/km) y reconozco que mis entrenamientos de calidad, no los estoy realizando como debiera, en parte por el calor en parte por falta de espíritu de sacrifico.

Para tratar de buscar una mayor motivación he decidido intercalar en mi preparación de cara al Maratón de Frankfurt, mas competiciones locales, que me den ese plus de "entrenamiento de calidad".

Mañana participare en una prueba de 10.000 metros, organizada por mi club (AACB) con fines benéficos. El dinero recaudado ira a parar al Banco de Alimentos de Badajoz. Además me servirá para saludar a muchos amigos pertenecientes a mi club, con los que tendré oportunidad de compartir zancadas por terrenos polvorientos.

El recorrido es para mi sumamente conocido, ya que transcurre por una de mis rutas de rodaje habitual. Mi objetivo será hacer un entrenamiento de calidad, recorriendo esos 10 km en el mínimo tiempo posible, con ritmos que intuyo andarán por 4:30-4:40 min/km, si el calor no lo impide. Seria una sorpresa correr por debajo de esos ritmos

Tras la carrera, existe la idea de hacer un ágape con los corredores y acompañantes, en el aparcamiento del Polideportivo de la Granadilla. Quizás me anime y tome allí unas cervezas con los amigos e intercambiemos opiniones de la carrera y nos contemos algunas batallitas mas, aderezo el momento con rica y fresca cerveza. Ya veremos que sucede y como se da la cosa...

domingo, 19 de agosto de 2012

Recorriendo nuestro camino interior a través de la carrera


Dicen, que los fondistas somos personas “especiales” y nada mas alejado de la realidad, somos simplemente personas con una fuerza de voluntad increíble, ya que los entrenamientos son muy largos y en algunos casos, exigentes. Elegimos correr por que nos gusta, porque nos hace sentir bien con uno mismo
¿Qué nos lleva tantas veces a realizar nuestro entrenamiento después de largas jornadas laborales, con lluvia, calor, viento, frío?
Somos los corredores de fondo unos “LOCOS”, “SOLITARIOS”  e ” INCOMPRENDIDOS” por elección propia, nadie nos esta obligando a elegir esta filosofía de vida.
En esta forma de entender la vida, entran en juego otros muchos aspectos que son modificados de alguna manera por la actividad deportiva. Desde la alimentación, el sueño, la actitud de enfrentarnos ante nuestros problemas diarios, etc. Renunciamos en muchas ocasiones a trasnochar, a horas que podríamos estar con nuestras familias y seres queridos, a fiestas, a tiempo de descanso
Son muchas las personas que notan un cambio personal en su forma de ver y afrontar la vida cuando inician la carrera a pie
Por medio de esta actividad encontramos una paz interior, reflexionamos acerca de temas que afectan a nuestras vidas, que nos hace tener una visión diferente de los problemas que surgen.
Correr muchas veces pasa a ser en la vida del corredor algo imprescindible, necesario, y el día que no se realiza el entrenamiento, se siente un vació, que puede llegar a afectar nuestro carácter. Nos volvemos “adictos” a las endorfinas generadas durante la carrera a pie
Lo ideal es no obsesionarnos con esta hermosa actividad y si, tomarla como algo que le da a nuestra vida “CALIDAD” no solo física, sino también mental. Ya que correr en solitario, nos da una sensación de soledad en la que nos encontrarnos con nosotros mismos, nos da un goce único y eso se logra cuando los kilómetros fluyen, es lo que conocemos en este mundillo como “the flow”. Es en ese momento donde descubrimos nuevos caminos interiores y personales, sintiendo que esa soledad es hermosa y enriquecedora desde todo punto de vista.