sábado, 10 de septiembre de 2011

El temido muro en el maraton. ¿Que es y a que se debe?


"La pared" consiste en una sensación que el corredor percibe de pronto, después de haber corrido sin problemas los primeros 30 a a 32 kilómetros del maratón, cuando en cuestión de minutos siente que su energía se le acaba, que la carrera se vuelve cada vez más pesada, y que le resulta casi imposible seguir corriendo.

Es algo así como si de pronto se diera de frente contra una pared. Y todo eso se explica por el cambio de "combustible" de glucógeno a grasa corporal, cuando el organismo no tuvo la experiencia previa, y de manera gradual y controlada, de "aprender" a resolver ese cambio.

Por esta razón las sesiones de entrenamiento largas son importantes porque dan al organismo la oportunidad de "aprender" a trabajar a base de un "combustible" de baja calidad, y ese aprendizaje es el que le permitirá terminar bien su maratón.

Como combustible, la grasa corporal es de menor calidad que el glucógeno, como si fuera una gasolina de menor octanaje, algo que su organismo resiente cuando se agota la reserva de glucógeno.

Por todo esto, las técnicas modernas de entrenamiento para maratón recomiendan realizar al menos cuatro sesiones de más de 30 kilómetros como preparación para el maratón, tratando de asegurar que se de el mencionado aprendizaje.

De ahí la importancia de realizar las sesiones de entrenamiento largas como parte del programa de entrenamiento, y asegurarse de correr por lo menos cuatro sesiones de más de 30 K en los meses previos al maratón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario